Un día en el Parque Natural del Garraf

El Parque Natural del Garraf cierra el Delta del Llobregat. Son las montañas que delimitan el área metropolitana de Barcelona por el sur y se abocan directamente al mar. De aspecto duro, marrón y casi desértico, este parque natural alberga tesoros naturalísticos y también de otras índoles. El Garraf sigue siendo aún un lugar desconocido para muchos de los barceloneses y a nosotros nos encanta. Eso sí, si vas en verano, protégete bien del sol y del calor. MuchaMasia, el hostel rural urbà del Prat de Llobregat te propone esta excursión de un día que puedes acabar refrescándote en la playa.

El Parc Natural del Garraf: la belleza de lo indómito

Lo primero que te sorprenderá es que el paraje de este lugar es bastante seco. Incluso tirando a desértico en algunos puntos. El palmito es la planta simbólica del parque. Está totalmente protegido y está totalmente prohibido arrancar hojas. Si seguimos adentrándonos en el parque, nos recibirán las inmensas paredes de roca calcárea que configuran todo el macizo del Garraf. Las barracas de viña y los muros de piedra seca se disimulan entre la piedra blanca y rodean antiguas masías y algunas de las pequeñas poblaciones que se encuentran en el interior solitario del parque.

Autor Iñaki Relanzón – Web Parc del Garraf

Toda la información de recorridos por el parque y qué fauna observar, la encontrarás en la web oficial del Parque. La fauna que habita en el Parque de Garraf destaca por las aves rapaces y las tortugas mediterráneas. Este parque es uno de los mejores lugares para la observación del paso de aves rapaces en migración. Y por otra parte, trabaja en un proyecto de recuperación de la tortuga mediterránea, una especie endémica de nuestro territorio y en grave peligro de extinción.

Un monasterio budista que te sorprenderá

Si te ves con fuerza, puedes subir a Garraf en bicicleta desde El Prat. Es un buen tute, pero la recompensa vale la pena. Si no, te informaremos como llegar a la entrada del parque Natural. Más allá de conocer los recursos naturales y paisajísticos del lugar, uno de los puntos que más llama la atención es el Monasterio Budista de Garraf. Un lugar que ofrece visitas guiadas, con el objetivo de conocer “aspectos generales de la filosofía budista y de la historia de la Comunidad Monjes Budistas Sakya Tashi Ling. Aunque el recorrido se desarrolla por algunas zonas interiores del Monasterio, la finalidad de la visita no es ahondar en el conocimiento histórico de su construcción arquitectónica, sino aproximarse al conocimiento de la historia y filosofía budista en un ambiente idóneo para ello“.

Acaba el día en el Garraf con un baño refrescante

Y como es verano y el calor en esta zona es potente, no hay nada mejor que acabar con un baño refrescante. Y es que las playas de Garraf no están nada mal. Además de las pintorescas y concurridas del pueblo del mismo nombre, también hay calas más recónditas. Algunas de ellas, como la del Hombre Muerto o la famosa de Cala Morisca. También te puedes bañar en la industrial Cala de Vallcarca, o si prefieres más bullicio, date un baño en la playa de Castelldefels.

Y llegar al Parc Natural del Garraf es muy fácil. Vas directamente en el tren hasta Castelldefels Platja o Garraf, y desde ahí accedes a los terrenos del Parque. Disfrútalo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *