Cinco razones para visitar El Prat de Llobregat

Que estamos enamorados del Prat de Llobregat ya lo sabéis de sobras. Os lo hemos remarcado muchas veces, pero no nos cansamos de repetirlo. El Prat tiene un encanto que le hace único. A escasos minutos del centro de Barcelona, con un aeropuerto y un puerto en su territorio, una playa espectacular y un entorno natural de alto valor ecológico. Y si le sumamos lo bien que se cocinan los productos que cultivan los agricultores del pueblo y la oferta cultural tenemos un resultado inigualable. Hoy os proponemos cinco razones para visitar El Prat de Llobregat.

Una ciudad amable y donde todo está cerca

En primer lugar, tendrás que saber que el terreno del Prat de Llobregat es llano. Y eso favorece que todos nos movamos andando o en bicicleta para ir de un lado a otro. El casco urbano de la ciudad es muy compacto y se puede llegar a cualquier lugar en diez minutos.

MuchaMasia está en el casco antiguo, en una zona peatonal y muy tranquila. Cerca encontrarás la plaza de la Vila, donde está el ayuntamiento y varias terrazas. La calle Ferran Puig, o calle Mayor como la conocemos todos, desemboca en el eje principal de la ciudad, la Avenida de la Virgen de Montserrat. En un extremo encontrarás el Parc Nou, el parque metropolitano más grande de Barcelona, y en la otra, el parque del Río. un espacio verde a orillas del Llobregat.

Agricultura de proximidad, gastronomía de calidad

El Prat está rodeado de zonas de cultivo. Durante años, nuestro territorio ha sido reconocido como la huerta de Barcelona. Aún a día de hoy, a pesar del asedio de las infraestructuras, los agricultores siguen cultivando las tierras. Y lo hacen para cosechar una de las maravillas del Prat: la Carxofa. Esta hortaliza se convierte en la protagonista desde de noviembre hasta abril. Además de la alcachofa, las verduras de temporada del Parc Agrari marcan el ritmo alimenticio de los pratenses.

Pero si un elemento consigue destacar por encima de todos es el del pollo autóctono de la raza Prat. Este pollo, conocido por tener sus patas de color azul pizarra, se ha convertido en el símbolo de la ciudad. A la gente del Prat se nos conoce como potablaves. Este pollo posee la indicación geográfica protegida (IGP)  y su carne es objeto de deseo de los gourmets. Su producción es limitada y aún se cría en muchas masías del territorio.

Alojate en MuchaMasia en la Fira aVicola del Prat

Y estos productos de proximidad tan exquisitos y selectos tienen su reflejo en la hostelería. Comer bien en El Prat es casi seguro. Todos los restauradores cuidan el producto y preparan elaboraciones con los productos de la tierra. Podrás probar cocinado el Potablava de muchas maneras, al igual que las alcachofas. No faltan tampoco los bares de tapas con sus bravas, calamares o pinchitos, además de locales especializados en pizzas o en comida japonesa.

Playa: un paraíso al lado de Barcelona

La Playa del Prat ha sido hasta hace poco uno de los puntos negros del litoral de Barcelona. Con las mejoras ambientales que supuso la nueva depuradora de aguas residuales, la calidad del agua ha ido mejorando. Además, su cercanía al aeropuerto le ha impedido tener edificaciones en el litoral, lo que ha dejado prácticamente una playa virgen. Podríamos decir que es de las pocas playas vírgenes del litoral barcelonés.

En la Playa del Prat encontrarás la posibilidad de hacer vela y deportes acuáticos, tumbarte al sol, bañarte o tomarte algo en cualquiera de los chiringuitos. Si te gustan los animales, te recomendamos que visites también el CRAM, el Centro de Recuperación de Animales Marinos.

Y lo mejor es que a la playa puedes llegar en bicicleta después de un bonito paseo por los campos de cultivo.

El corazón del Delta del Llobregat

Uno de los tesoros del término municipal del Prat es el de disponer de zonas naturales protegidas. El Delta del Llobregat es una de las principales zonas de paso de aves migratorias. Las zonas húmedas, los estanques y el río, albergan a una gran variedad de especies de aves y también de otros animales.

Durante los pasos migratorios de primavera y otoño, los ornitólogos tienen aquí su punto de encuentro. Patos, limícolas, pequeños pájaros y gaviotas son habituales en la zona. Y seguro que también veréis los flamencos, cada vez más mayoritarios en el Delta.

Última de las cinco razones: Cultura popular y urbana

Ya te aseguramos que en El Prat no te aburrirás. La programación cultural de la ciudad es muy amplia. Salas de conciertos como La Capsa programan siempre conciertos de interés. El Teatro es protagonista con el nuevo Teatre L’Artesà.  Y como no, te recomendamos que visites el Cine Capri. Un cine de siempre, con su amplio patio de butacas y una pantalla enorme, donde vamos todos los del Prat a ver los estrenos de películas.

 

La Cultura popular participa de la vida asociativa de la ciudad. Frecuentemente, las entidades de cultura popular de la ciudad programan actividades culturales. Diables del Prat, Gegants del Prat, Amics de la Sardana, Picacrestes, Castellers del Prat, Gegants del Delta, Ball de Diables y Ball de bastons tejen diversas propuestas con la cultura tradicional. Fiestas como el Pratifolk, la Festa Major y muchas más movilizan a muchos pratenses.

Como véis, el Prat de Llobregat nos mola mucho. Y queremos que los conozcáis.

2 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *